Hipnosis para dejar de fumar

¡Bienvenido al Método Steinbach®!

Es bastante probable que te hayas planteado dejar de fumar varias veces a lo largo de tu vida, y tal vez incluso lo has intentado en alguna ocasión, pero por una u otra razón no has logrado eliminar el tabaco de tu vida de una manera definitiva.

Yo te invito a que en este momento dejemos a un lado lo ocurrido en el pasado. Olvídate de las veces que has intentado dejar de fumar y no lo has logrado, olvida tu inseguridad o tus miedos, olvida todo aquello que creías sobre el tabaco ,y en definitiva, vamos a comenzar desde cero. Ahora no importa si intentaste dejar de fumar una o diez veces, si recaíste, si tienes miedo a sentir ansiedad, si crees que puedes engordar; nada de esto es relevante ahora. Lo único verdaderamente importante es que quieres dejar de fumar para siempre.

Dejar de fumar en Bilbao online

Sesiones online

Ahora puedes realizar una sesión online para dejar de fumar, desde la comodidad de tu casa y con la misma eficacia que una sesión presencial. 
  • Desde tu móvil, ordenador o tablet.
  • La duración de la sesión es de 90 minutos aproximadamente.
  • Misma eficacia que las sesiones presenciales.
  • Más económico, ya que mediante videoconferencia reducimos los costes y sólo pagarás la mitad del precio habitual

Es muy probable que si te decimos que el tabaco ha sido declarado la primera causa de invalidez y muerte prematura en el mundo por la OMS, y que su consumo es el factor principal en muchas enfermedades crónicas (cáncer, patologías pulmonares, cardiovasculares, etc.) no estemos descubriéndote algo que no supieses ya, puesto que hoy en día, al contrario que años atrás, tenemos a nuestro alcance información muy detallada sobre los riesgos que supone para nuestra salud el consumo de tabaco. Lo cierto es que no es mucha información lo que necesitas para dejar de fumar, ni tampoco ver decenas de fotografías de personas gravemente enfermas para que no vuelvas a encender un cigarrillo. Nada de esto es eficaz, al menos en la mayoría de los casos, porque nuestro cerebro funciona de un modo muy distinto.

¿Por qué no puedo dejar de fumar aunque se que estoy poniendo en peligro mi propia salud?

Para responder a esta pregunta es necesario conocer como funciona nuestro cerebro para poder entender las razones que nos hacen tan complicado dejar de fumar a pesar del grave riesgo que representa el consumo de tabaco para nuestra salud.

Lo primero que debemos saber es que los humanos no somos tan racionales como creemos, de hecho, es nuestra mente emocional e instintiva la que predomina casi siempre en cualquier decisión que tomamos. Por eso, si te fijas en los anuncios publicitarios podrás ver que casi nunca tratan de “venderte” algo dándote muchos datos objetivos sobre un producto, ni explicándote de forma muy razonada los motivos por los cuales debes comprar un coche de una marca en lugar de otra. El objetivo del marketing es dirigirse a nuestro cerebro emocional y aprovechar esta “debilidad” que nos caracteriza a los humanos.

En el caso del tabaco siempre hemos oído hablar de la adicción física y la adicción psicológica, lo cual es cierto; el tabaco crea dependencia física (nicotina) y su consumo continuado logra que desarrollemos una fuerte “atadura” psicológica. El tabaco se acaba convirtiendo en ese “compañero” inseparable que nos acompaña desde la mañana hasta la noche, en los momentos de felicidad y en otros mas complicados, después de comer, cuando hablamos por teléfono, cuando conducimos, etc. El éxito de su consumo se fundamenta en que cumple la función de placebo (o engaño) emocional que ayuda a sobrellevar la vida, y nuestro cerebro nos va a exigir seguir fumando, de la misma manera que activa nuestro apetito cuando necesitamos comer o la sed cuando necesitamos beber. Por explicarlo de un modo sencillo vamos a imaginar que nuestro cerebro es un ordenador y el tabaco (la nicotina) es un virus que “hackea” el sistema obligando a que tengamos una incontrolable necesidad de seguir fumando a pesar de saber que conlleva un enorme riesgo para nuestra salud. Esa adicción se regula desde nuestro cerebro subconsciente e inconsciente de la misma forma que el apetito, la sed o la necesidad de dormir, y nos convierte en dependientes de una sustancia (nicotina) a pesar de que a nivel consciente tenemos muy claro que es dañino para nosotros.

¿Es tan difícil dejar de fumar?

No se puede negar que el tabaco crea una enorme dependencia tanto a nivel físico como psicológico, y su consumo continuado refuerza la necesidad de seguir fumando con cada cigarrillo que enciendes, pero debemos ser conscientes de algunas cosas muy importantes:

  • Nadie nace con la necesidad de fumar. Todos los fumadores han vivido una etapa de su vida siendo no fumadores, y aunque a priori pueda parecer muy difícil, la realidad es que todo consiste en cerrar una etapa de nuestra vida (ser fumador) y volver a nuestra condición natural, es decir, volver a vivir sin ninguna necesidad de fumar.
  • El fumador siempre afronta el hecho de dejar de fumar con una gran ansiedad, y en muchas ocasiones se acaba rindiendo antes de llegar a intentarlo. No olvidemos que la nicotina “piratea” el cerebro de un fumador convirtiéndolo en un “zombi” obligado a seguir fumando a pesar del gran riesgo que representa para su salud. La realidad es que dejar de fumar nunca conlleva tanto sufrimiento como un fumador cree.
  • Muchos fumadores han intentado dejar de fumar en varias ocasiones a lo largo de su vida sin llegar a conseguirlo, y con cada fracaso han ido perdiendo la esperanza de lograrlo hasta el punto incluso de resignarse a ser fumadores para siempre. Piensa que el verdadero y único fracaso es no volver a intentarlo y conformarte con ser un perdedor.
  • Algunos fumadores suelen decir que no tienen fuerza de voluntad, pero lo cierto es que la fuerza de voluntad no es mas que una justificación para los perdedores y una motivación para los que tratan de lograr un objetivo. Dicho de otro modo; si crees que tienes fuerza de voluntad tendrás muchísimas mas posibilidades de lograr llegar a la meta, pero si comienzas convencido de que no la tienes estoy seguro de que ni siquiera comenzarás la carrera.

¿Merece la pena dejarlo si fumo muy poco?

No hay un nivel de consumo seguro. A partir de 1 cigarrillo al día los riesgos de padecer enfermedades en el futuro se disparan. Como ejemplo señalar que se ha comprobado un aumento del riesgo de enfermedades coronarias en fumadores esporádicos por ejemplo. Lo mejor es dejarlo del todo ,y además si se fuma poco resultará también más fácil dejarlo.

¿Qué pasa si ya he tratado de dejar de fumar varias veces sin conseguirlo?

Las recaídas forman parte del proceso del abandono, y una gran mayoría de fumadores suelen hacer varios intentos fallidos antes de lograr dejar de fumar definitivamente. Lo importante es que el Método Steinbach ha sido desarrollado para lograr una elevada tasa de éxito, y a priori tu tienes tantas posibilidades de convertirte en exfumador como todos los que lo lograron antes que tú.

Efectividad de la hipnosis frente a otros métodos para dejar de fumar

No existe ninguna terapia que ofrezca una efectividad absoluta para dejar de fumar. Lamentablemente nadie ha encontrado la fórmula mágica que tenga un éxito del 100%, eso es innegable, pero si es verdad que la hipnosis es una alternativa que alcanza una muy elevada eficacia en el tratamiento del tabaquismo. 

Hay muchas variables que entran en juego para alcanzar el éxito y dejar de fumar definitivamente. Pero siempre debemos tener en cuenta algo que ninguna terapia te podrá resolver; la decisión de dejar de fumar debe ser sincera cuando decidas dar el paso, ya que de lo contrario tus posibilidades de éxito se van a reducir independientemente de la terapia que elijas. 

Hipnosis
85%
Psicoterapia
57%
Fármacos (Bupropión, Vareniclina, etc.)
41%
Fuerza de voluntad
26%
Chicles o parches de nicotina
14%
Cigarrillo electrónico
8%
Otros
4%
Call Now Button Ir arriba